S08-01 16

El conflicto entre Palestina e Israel: Desentrañando complejidades.

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

Enfoque

Introducción:

El conflicto entre Palestina e Israel es un enredo complejo y de larga data, marcado por disputas territoriales, cuestiones de seguridad, derechos humanos y soberanía. Una de las partes más influyentes en este conflicto es Hamás, designado como una organización terrorista por varios países, incluyendo Estados Unidos, Israel, la Unión Europea y Canadá.

Las tensiones entre Palestina e Israel se centran en la ocupación israelí de Cisjordania y Gaza después de la guerra de 1967, así como en el estatus de Jerusalén y los asentamientos israelíes en territorios palestinos. Estos problemas han generado constantes tensiones y episodios de violencia a lo largo de los años, con diversos métodos utilizados, desde ataques con cohetes por parte de grupos palestinos como Hamás hasta operaciones militares israelíes.

Objetivos:

Valoraremos cómo múltiples factores se interconectan para redimensionar un conflicto, ya de por sí complejo.

Discusión:

Hamás, una organización palestina con un ala política y militar, ha desempeñado un papel significativo en el conflicto. Sus objetivos incluyen la resistencia contra la ocupación israelí y la búsqueda de la autodeterminación palestina. Sin embargo, su enfoque ha sido objeto de controversia debido a sus tácticas, que incluyen ataques con cohetes indiscriminados contra Israel, lo que ha llevado a considerar a Hamás como una organización terrorista por parte de varios actores internacionales.

En el contexto geopolítico más amplio, Rusia, Irán y China han mostrado interés en la región, cada uno con sus propios motivos y objetivos. Rusia ha respaldado al gobierno de Bashar al-Assad en Siria y ha establecido acuerdos militares y comerciales en la región, buscando mantener su influencia y asegurar acceso estratégico al Mediterráneo. Irán, por otro lado, ha respaldado a grupos como Hamás y Hezbolá, buscando contrarrestar la influencia israelí y occidental en la región.

China ha buscado expandir sus intereses económicos y energéticos en Oriente Medio, siendo una región clave para sus necesidades de petróleo y gas. A través de la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda, China ha establecido relaciones comerciales y económicas con países como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Irán.

Estos actores externos han complicado aún más el conflicto, ya que han buscado avanzar en sus propios intereses políticos y estratégicos en la región. Las rivalidades y alianzas cambiantes entre Rusia, Irán, China, Israel y otros actores regionales han exacerbado las tensiones en Oriente Medio.

La presencia de Rusia y China ha tenido implicaciones significativas para otros actores internacionales, como Estados Unidos y la Unión Europea. La creciente influencia de Rusia y China ha desafiado la posición histórica de Estados Unidos en la región, generando una competencia indirecta por la influencia y el control. Para la Unión Europea, la presencia de Rusia y China ha complicado sus esfuerzos por desempeñar un papel activo en la región, especialmente en temas relacionados con la estabilidad y los derechos humanos.

Conclusiones:

El conflicto entre Palestina e Israel es un desafío complejo, y la implicación de actores como Hamás, Rusia, Irán y China complica aún más la situación. Las rivalidades geopolíticas y los intereses estratégicos han contribuido a la volatilidad en Oriente Medio, requiriendo un enfoque cuidadoso y coordinado por parte de la comunidad internacional para abordar este conflicto arraigado.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 16 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Antonio Basallote Marín

      Comentó el 15/12/2023 a las 19:45:18

      Por otra parte, cuando se comenta los hitos principales en la gestación de la cuestión israelí, se menciona sólo un hito, obviando varias décadas donde precisamente tiene el origen de la violencia actual. El proyecto colonial sionista surge en el siglo XIX en Europa en el contexto de otros nacionalismos y proyectos coloniales. La primera colonia sionista sobre Palestina es de 1882 y es sobre todo durante la segunda aliya (oleada de inmigración europea sionista), cuando se implanta el modelo de colonización de asentamiento (settler colonialism) o de sustitución de la población nativa, cuando comienza la violencia colona contra la población palestina. Obviar las raíces es un craso error de análisis.

      Así mismo, el sionismo no surge como un movimiento político, ni Herzl es su fundador, aunque fuera un líder fundamental. Ante todo, y en primer lugar, el sionismo es una ideología nacionalista de carácter étnico y que, como diría el sociólogo israelí Uri Rubin, inventa un nuevo signifcado de judaísmo: la nacionalidad judía. La principal causa es ideológica y el principal factor vigente, aunque no sea el único, es la aplicación de los preceptos de dicha ideología nacionalista y supremacista.

    • profile avatar

      Leila Nachawati Rego

      Comentó el 15/12/2023 a las 19:14:43

      Gracias por esta presentación, es más importante que nunca realizar estos repasos históricos para comprender dónde estamos y por qué, y en particular abordar la relación entre lo local, regional y global. Echo en falta algunas referencias al concepto de apartheid vinculado al contexto de ocupación, y alusión a la asimetría de fuerzas, que queda eclipsada por marcos como los de "conflicto" o "problema", muy cuestionados desde hace años.

      ¡Saludos!

      • profile avatar

        Juan Pedro Ortega Navalón

        Comentó el 15/12/2023 a las 20:36:06

        Buenas tardes.
        Gracias por su atención.
        Es cierto que, fruto de la limitación en tiempo para la exposición, he acabado obviando información relevante a tratar que, como le indicaba al Sr. Basallote, creo merece todo un entorno propio para tratarlo como merece. Gracias por señalarlo.
        Un saludo.

    • profile avatar

      Antonio Basallote Marín

      Comentó el 15/12/2023 a las 18:38:47

      Hola:
      me parece interesante el factor geopolítico y las relaciones internacionales respecto a Palestina e Israel. En ese sentido, realiza un escueto resumen correcto.

      Sin embargo, creo que en lo que respecta a Israel y los Territorios Palestinos Ocupados, su comentario parte de una falsa premisa. Un error de partida, que no por repetido deja de ser, como digo, una falsa premisa que condiciona cualquier análisis riguroso y honesto de la cuestión. Me refiero al mal llamado "conflicto". También habla de "2 comunidad en disputa por el control de territorios". Cree de veras qué es lo que ocurre en Gaza y Cisjordania? Dónde hay una disputa?

      La fórmula"conflicto palestino-israelí" ha sido superada por diversos motivos obvios, en especial por la abismal asimetría entre una potencia nuclear con uno de los ejércitos del mundo más avanzados y unas milicias carentes de ejércitos. Por otra parte, está la asimetría jurídica y de responsabilidad: el Estado de Israel es una potencia ocupante, como Usted sabrá, y según múltiples cláusulas y artículos del Derecho Internacional, como la IV Convención de Ginebra, le corresponde proteger (y no agredir) a la población ocupada. La ocupación, como sabe, es completamente ilegal.

      Así mismo, tanto en el Israel como, sobre todo, en Jerusalén Este y Cisjordania ocupada, además lo que es un sistema de Apartheid (ESCWA, 2019, Human Rights watch, 2021, International Amnesty, 2022, B'tselem, 2022, etc), como constata la ONU y la mayoría de organizaciones internacionales..(véase por ej: https://news.un.org/es/story/2022/03/1506232).

      No es una cuestión baladí porque esa falsa premisa o enfoque erróneo denota la percepción de una falsa situación de "pelea entre dos bandos" y por tanto, cierta responsabilidad mutua y recíproca. Nada más lejos de la realidad, en Gaza se comete una violencia que muy probablemente se acabe concluyendo como Genocidio y, sin discusión, una limpieza étnica, en tanto expulsión por la fuerza o la amenaza de casi 2 millones de civiles

      Le ánimo a que al menos se lo replantee. Podría ser de interés sus posteriores investigaciones sobre otras cuestiones internacionales.

      Gracias

      • profile avatar

        Juan Pedro Ortega Navalón

        Comentó el 15/12/2023 a las 20:15:57

        Ante todo, buenas tardes y gracias por su interés en el asunto.
        Vera, Sr. Basallote, dudo que el empleo del término “conflicto”, entendiendo el concepto como enfrentamiento, o “disputa”, entendido como lucha o batalla, deba cuestionar la honestidad o rigurosidad de un análisis al respecto de la cuestión que tratamos. Entiendo su preocupación y debo reconocer que decidí decantarme por el término "conflicto palestino-israelí" porque es comúnmente utilizado y comprendido para describir las tensiones entre israelíes y palestinos en la región. Sin embargo, algunos críticos, con los que comparto prisma, argumentan que esta etiqueta puede simplificar en exceso una situación extremadamente compleja y cargarla con una aparente simetría, lo que no reflejaría completamente la asimetría de poder, recursos y territorio entre las dos partes. Resulta interesante sugerir términos alternativos para abordar la cuestión, teniendo en cuenta las dinámicas históricas y actuales, así como las disparidades en términos de poder y recursos.
        “Conflicto Israelí-Palestino”, pondría el énfasis en el estado más apropiado y su papel en el conflicto, reconociendo la disparidad de poder existente.
        Conflicto Israelí-Arabe, reconocería que el conflicto involucra a más actores además de los palestinos, como otros estados árabes que han estado históricamente involucrados en diversas formas.
        “Conflicto de Tierras o Territorial”, se centraría en la cuestión territorial y las disputas relacionadas con la posesión y el control de tierras.
        “Conflicto Israelí-Palestino-Arabe” reflejaría la complejidad de la situación al incluir a otros actores en la región.
        Sé que es importante tener en cuenta que la elección del término puede tener implicaciones y reflejar diferentes perspectivas sobre el conflicto, por lo que cualquiera que sea el término utilizado, lo esencial es considerar las diversas dimensiones históricas, políticas, culturales y humanitarias involucradas en la situación.
        Más allá de la discusión sobre el término escogido, que, como le digo ha sido una cuestión de uso común, me interesa mucho que mencione la asimetría entre Israel y Palestina y, al respecto, debo reconocer que me costó mucho contener el impulso de internarme en esa materia, dado que es mi especialidad, pero se adentraba en el terreno de las amenazas híbridas y, si para tratar las tensiones entre Israel y Palestina – salvando las cuestiones que tratamos – ya se me hacía corto el espacio disponible en el foro, para tratar la amenazas híbridas que se presentan en este terreno de juego haría falta un capítulo aparte, cuando no un foro completo al efecto.
        En la cuestión de los desencadenantes del conflicto y las formas de abordaje de Israel, no puedo dejar de reconocer que son varios informes, como los de ESCWA, Human Rights Watch, International Amnesty y B'tselem, los que han acusado a Israel de implementar políticas que constituyen un sistema de apartheid en los territorios ocupados y en Jerusalén Este. Estas acusaciones se basan en discriminación sistémica y restricciones impuestas a la población palestina.
        La ONU ha expresado preocupaciones sobre la situación en la región. El informe proporcionado en el enlace que has compartido destaca inquietudes sobre la expansión de asentamientos, desplazamientos forzados y otras prácticas que afectan a los palestinos.
        Las organizaciones mencionadas y otras han señalado violaciones de derechos humanos, incluyendo restricciones a la libertad de movimiento, demolición de viviendas, confiscación de tierras y discriminación en el acceso a servicios básicos, educación y empleo.
        La construcción de asentamientos por parte de Israel en Cisjordania ha sido objeto de críticas y ha llevado a desplazamientos de comunidades palestinas, generando tensiones y conflictos.
        Resoluciones de la ONU, como la 242 y la 338, han llamado a la retirada israelí de los territorios ocupados y a la resolución del conflicto a través de negociaciones para lograr una paz justa y duradera.
        En definitiva, creo que es fundamental tener en cuenta que las opiniones sobre este tema pueden variar, y las percepciones y posiciones pueden depender de la perspectiva de diferentes actores, dado que la situación en la región es compleja y multifacética, involucrando a diversas comunidades con reclamaciones históricas y políticas, pero ruego sepa comprender que si me he decantado por un hilo argumental resumido y neutro, recurriendo a expresiones comunes, ha sido para evitar controversia en un entorno donde la limitación del tiempo puede dificultar la posibilidad de explicar cuestiones que merecen un apartado propio.
        Más allá de mi explicación al que pudiera ser su descontento o desacuerdo, no sé si existe alguna pregunta más implícita en su participación.
        Una vez más, gracias por su interés y un saludo.

    • profile avatar

      Francisco Manuel Hernández Olea

      Comentó el 15/12/2023 a las 16:35:28

      Me parece muy interesante la ponencia. Enhorabuena por la presentación.

      Un saludo.
      Francisco Manuel Hernández Olea

    • profile avatar

      Jordi Rodríguez Cornejo

      Comentó el 14/12/2023 a las 22:57:47

      Muchas gracias por la presentación. Una visión panorámica muy completa de los actores y factores implicados en este conflicto. Si bien Irán ha sido una potencia mucho más independiente en su posición hostil hacia Israel, ¿Cómo cree que Arabia Saudita va a administrar su política exterior frente al conflicto? Por un lado, cuenta con una gran influencia dentro de la comunidad árabe, mientras que por otro, dicha influencia se ha visto lastrada por su relación con EEUU y la consideración de la firma de los Acuerdos de Abraham. ¿Cree que la normalización de las relaciones con los iraníes bajo el beneplácito chino podría suponer un incentivo a la conformación de un bloque más sólido y estable que permitiese a los sauditas actuar en sintonía con sus objetivos nacionales sin verse ligado a la doctrina estadounidense en la región?

      • profile avatar

        Juan Pedro Ortega Navalón

        Comentó el 15/12/2023 a las 09:19:39

        Buenos días, Sr. Rodriguez.
        Gracias a usted por su interés.
        La política exterior de Arabia Saudita en relación con el conflicto entre Israel y Palestina es compleja y está sujeta a diversos factores, incluyendo las dinámicas regionales e internacionales. Al explorar los elementos clave que podrían influir en la posición de Arabia Saudita, deberíamos tener en cuenta sus relaciones tradicionales con Palestina, pues Arabia Saudita ha mantenido históricamente una postura solidaria con la causa palestina, respaldando la creación de un Estado palestino con Jerusalén Este como su capital. Es cierto que, a pesar de esta posición, las relaciones entre Arabia Saudita y la Autoridad Palestina han experimentado altibajos, en parte debido a consideraciones regionales y a la política interna palestina.
        La relación estratégica con Estados Unidos ha sido tradicionalmente sólida, y ha influido en la política exterior saudita inevitablemente, sin embargo, la relación ha pasado por momentos de tensión y la administración saudita podría buscar cierta autonomía en la toma de decisiones.
        Con respecto a los Acuerdos de Abraham y la Normalización con Israel, la firma de los Acuerdos de Abraham por parte de algunos países árabes, normalizando las relaciones con Israel, ha generado cambios en la dinámica regional. Esto ha creado divisiones entre los estados árabes en términos de enfoque hacia Israel, no obstante, Arabia Saudita no ha normalizado oficialmente relaciones con Israel siendo que, ante el actual conflicto, ha suspendido las conversaciones al efecto aunque, eso sí, ha permitido sobre su espacio aéreo vuelos directos entre Israel y otros países, lo que podría indicar cambios en su postura.
        Si además tenemos en cuenta las relaciones con Irán, que han sido históricamente tensas, marcadas por disputas sectarias y rivalidades regionales. Una normalización con Irán podría alterar significativamente la dinámica regional ya que, hasta el momento, Irán y Arabia Saudita han pretendido, cada uno por su parte, su proyección de poder e influencia regional en competencia.
        Por otro lado, China, que hace dos meses aclaraba su postura ante el conflicto aludiendo a la “injusticia histórica” que sufren los palestinos, con su creciente influencia en la región, así como su capacidad para mediar entre actores clave, podría ofrecer a Arabia Saudita nuevas opciones y un mayor margen de maniobra en términos de política exterior, permitiéndole diversificar sus relaciones internacionales.
        Si Arabia Saudita busca proteger y avanzar en sus intereses nacionales, incluida la estabilidad regional y la seguridad, su posición respecto al conflicto entre Israel y Palestina probablemente esté orientada a equilibrar estos intereses y mantener la cohesión interna.
        En cualquier caso, la evolución de la política exterior de Arabia Saudita frente al conflicto va a depender de muchos factores en constante cambio pero, en mi modesta opinión, la normalización con Irán bajo el auspicio chino podría ofrecer una mayor flexibilidad a Arabia Saudita permitiéndole buscar soluciones regionales de manera más independiente.
        Espero haberle sabido transmitir mi opinión.

    • profile avatar

      Juan Manuel Martín García

      Comentó el 14/12/2023 a las 22:53:58

      Muchas gracias por su ponencia. Quería preguntarle, como otras personas ya han hecho por aquí, sobre los acontecimientos sucedidos en los dos últimos meses a raíz del ataque de Hamas y la Yihad Islámica a Israel. Dada su formación al respecto, ¿cómo cree que la población palestina en general valorará los ataques de Hamas? Yo creo que, a pesar de lo que ha desencadenado, Hamas ha conseguido muchos de sus objetivos y uno de ellos, quizás, sea el de poner a la población palestina de su lado con la liberación de rehenes e inversión en políticas sociales. Espero que pueda darme su opinión. Saludos.

      • profile avatar

        Juan Pedro Ortega Navalón

        Comentó el 15/12/2023 a las 08:40:14

        Buenos días, Sr. Martín.
        Gracias por la pregunta.
        Como cabe esperar en toda historia, en esta también hay varios enfoques y versiones, de modo que no es de extrañar que la percepción de Hamás por parte del colectivo internacional y del pueblo palestino sea diversa y a menudo polarizada debido a la complejidad del conflicto en el Medio Oriente. Hamás, que se autodenomina Movimiento de Resistencia Islámica, ha desempeñado un papel crucial en la política palestina - no olvidemos que también tiene un brazo político - y en la resistencia contra Israel, pero su naturaleza y tácticas han generado opiniones encontradas.
        En la percepción internacional varios países y organizaciones, incluyendo a Estados Unidos, la Unión Europea e Israel, clasifican a Hamás como una organización terrorista. Esto se debe, en parte, a su historial de ataques con cohetes y actividades consideradas como actos poco éticos incluso en el ámbito bélico, por otro lado, en algunos países y regiones árabes, Hamás es visto como un actor de resistencia legítimo frente a la ocupación israelí. Algunos sostienen que su formación se debió a la falta de avances en las negociaciones de paz y la ocupación continua de territorios palestinos. De hecho, en ciertos estados como Irán y en muchas comunidades musulmanas, Hamás ha recibido apoyo debido a su postura de resistencia contra la ocupación y su énfasis en cuestiones islámicas.
        Es cierto y cabe insistir que, aunque algunos pueden simpatizar con la resistencia palestina, hay críticas internacionales a las tácticas militares de Hamás, incluido el lanzamiento de cohetes en zonas densamente pobladas y el uso de túneles subterráneos para ataques.
        Con respecto a la percepción palestina por la que me pregunta, para muchos palestinos, especialmente en la Franja de Gaza, Hamás es visto como un actor legítimo que ha resistido la ocupación israelí. Además, el brazo político de la organización, ganó las elecciones legislativas palestinas de 2006 y, desde entonces, ha sido una parte significativa del gobierno palestino, lo que ya nos dice que cuenta con muchos simpatizantes tanto en la causa como en los métodos. No obstante hay que comprender que, en lo que respecta a la organización política, Hamás ha desarrollado una red significativa de asistencia social y servicios en Gaza, lo que ha contribuido a su apoyo en la población local, proporcionando atención médica, educación y otros servicios en un contexto de bloqueo y restricciones lo que, sin duda, aumenta el valor del logro. Sin embargo, la percepción de la organización no es uniformemente positiva, como cabe esperar. Algunos palestinos critican su estilo de gobierno, incluida la falta de libertades políticas y los informes de corrupción. Además, ha habido tensiones con la Autoridad Palestina, especialmente después de la toma de control de Gaza por parte de Hamás en 2007.
        Dicho lo dicho, podemos decir que la sociedad palestina está dividida en sus opiniones sobre Hamás, con algunos viéndolo como un defensor genuino de los derechos palestinos y otros expresando descontento con su liderazgo y las consecuencias de sus acciones, todo ello fruto de la dificultad de percepción de una realidad tan compleja y que, como es lógico, varía según el contexto regional y afección personal de cada individuo.
        Espero haber respondido a su pregunta sin demasiado rodeo.

    • profile avatar

      Juan Pedro Ortega Navalón

      Comentó el 14/12/2023 a las 18:50:47

      Buenas tardes, D. Francisco.
      En primer lugar permíteme darte las gracias por tu interés.
      La razón del ataque de Hamás el pasado 7 de octubre coordinado con la Yihad Islámica Palestina no supone más que la reapertura de un conflicto jamás cerrado en un nuevo episodio de violencia. Sin embargo, estarás de acuerdo conmigo en que decir esto es simplificar demasiado. Debemos tener en cuenta que el ataque se llevó a cabo tras tres violentas semanas en la valla fronteriza entre Israel y Gaza y tras la tregua negociada entre Palestina e Israel en la que mediaron las Naciones Unidas, Catar y Egipto el pasado mes de septiembre y, en todo ese período de tregua y negociaciones, el recuento de víctimas sufridas iban aproximadamente en torno las 250 por parte de Palestina y 30 por parte de Israel, no es de extrañar que Palestina y sus simpatizantes se sintieran proclives a un ataque y, de ser así, la celebración de los festejos de Sucot, son un entorno apropiado para un ataque de milicias como el que se llevó a cabo.
      Me parece apropiado seguir mi respuesta por la posible implicación de Hezbollah, teniendo en cuenta la relación más o menos directa con Hamás y con el conflicto palestino-israelí pues, si bien Hezbollah se formó y consolidó durante la Guerra Civil Libanesa en la década de 1980, lo hizo en el contexto de la ocupación israelí del sur de Líbano, es decir, como respuesta a la presencia militar israelí en la región y, es necesario mencionar que fue sumamente influenciada por factores como la Revolución Islámica en Irán y la resistencia contra la ocupación extranjera. De hecho el apoyo de Irán proporcionando entrenamiento, financiamiento y armamento fue de sumo valor, lo que ya nos adentra en la respuesta a otra de sus preguntas sobre los intereses y posturas que Irán puede encontrar. La Revolución Islámica en Irán, liderada por el Ayatolá Jomeini, inspiró movimientos islámicos en la región, y Hezbollah se convirtió en un componente clave de la estrategia de Irán para extender su influencia en Medio Oriente. Irán ha dejado notar su presencia en el conflicto desde sus inicios con una retórica anti-israelí y con el suministro de armas, financiación y entrenamiento, no sólo a Hezbollah, sino también a Hamás y otras facciones en sus enfrentamientos con Israel. Ha apoyado la causa palestina por múltiples razones siendo que lo considera una cuestión de justicia y solidaridad, Además con su implicación pretende afianzar su influencia regional consolidándose como un actor clave en la geopolítica del entorno y contrarrestar la influencia de sus rivales, como Arabia Saudita, proyectando así su poder y estableciendo su presencia fuertemente en Oriente Medio.
      A todo esto hay que sumar que pretende contrarrestar la presencia israelí pues, todo hay que decirlo, la animosidad histórica entre Irán e Israel no es secreta. En resumen, la participación de Irán refleja una combinación de motivaciones ideológicas, estratégicas y religiosas. Expuestos los intereses y motivaciones de Irán en el conflicto y su relación con Hamás y Hezbollah, no parece descabellada una próxima intervención de Hezbollah en el conflicto.
      Con respecto a Rusia y China; Rusia busca incrementar su influencia en Oriente Medio participando en “la resolución” del conflicto y participar en la misma le brinda la oportunidad de desempeñar un papel importante en un área estratégica y ganar aliados, por lo que son muchas las relaciones con actores regionales que se le conocen como por ejemplo Siria e Irán. Su influjo en la zona es evidentemente condicionado pues, además del interés que pueda tener por ciertos recursos energéticos, es obvio que debe proteger la venta de armas y otros contratos comerciales que tiene con muchos países, incluidos algunos con posturas críticas hacia Israel, resultando una importante fuente de ingresos que fortalece los lazos entre Rusia y Oriente Medio. No debemos olvidar el gran valor estratégico que para Rusia puede tener el acceso al Mediterráneo. Por otro lado, siempre está el aliciente de contrarrestar la presencia de Occidente en la región.
      China, por su parte, se ha centrado en sus intereses económicos y comerciales en la región, más que en una participación directa en las cuestiones políticas del conflicto entre Palestina e Israel. Dicho de otro modo, su presencia ha influido en la dinámica regional a través de sus iniciativas económicas y comerciales, adoptando una postura pragmática y no intervencionista, evitando involucrarse directamente en cuestiones políticas delicadas. Así ha mantenido relaciones con diferentes actores en la región, incluidos Israel y algunos países árabes, siempre bajo el objetivo de construir relaciones basadas en el beneficio mutuo y respetar la soberanía nacional de los países involucrados, asegurándose su acceso a los recursos energéticos de la región.
      En cualquier caso, D. Francisco, siempre que trato estos temas acabo preguntándome a mi mismo ¿quién de ellos querrá dar solución a un conflicto cuando el conflicto alimenta sus intereses? Pues no olvidemos que solucionar el conflicto otorgará la estabilidad y un lugar estable es menos dependiente y más difícil de manipular.

    • profile avatar

      Francisco Javier Robles Sánchez

      Comentó el 14/12/2023 a las 17:00:40

      Buenas tardes, me gustaría saber cuál su opinión sobre el conflicto actual que está teniendo lugar en Gaza ya que no lo han tratado en su ponencia. ¿Por qué creen ustedes que Hamás decidió llevar a cabo el ataque el 7 de octubre a tan gran escala? Y, a nivel geopolítico ¿Qué posturas e intereses tienen las potencias de China y Rusia en el conflicto actual?¿Y Irán?¿Decidirá intervenir en el conflicto mediante su milicia proxy Hezbollah?

      • profile avatar

        Juan Pedro Ortega Navalón

        Comentó el 15/12/2023 a las 08:11:09

        Buenas tardes, D. Francisco.
        En primer lugar permíteme darte las gracias por tu interés.
        La razón del ataque de Hamás el pasado 7 de octubre coordinado con la Yihad Islámica Palestina no supone más que la reapertura de un conflicto jamás cerrado en un nuevo episodio de violencia. Sin embargo, estarás de acuerdo conmigo en que decir esto es simplificar demasiado. Debemos tener en cuenta que el ataque se llevó a cabo tras tres violentas semanas en la valla fronteriza entre Israel y Gaza y tras la tregua negociada entre Palestina e Israel en la que mediaron las Naciones Unidas, Catar y Egipto el pasado mes de septiembre y, en todo ese período de tregua y negociaciones, el recuento de víctimas sufridas iban aproximadamente en torno las 250 por parte de Palestina y 30 por parte de Israel, no es de extrañar que Palestina y sus simpatizantes se sintieran proclives a un ataque y, de ser así, la celebración de los festejos de Sucot, son un entorno apropiado para un ataque de milicias como el que se llevó a cabo.
        Me parece apropiado seguir mi respuesta por la posible implicación de Hezbollah, teniendo en cuenta la relación más o menos directa con Hamás y con el conflicto palestino-israelí pues, si bien Hezbollah se formó y consolidó durante la Guerra Civil Libanesa en la década de 1980, lo hizo en el contexto de la ocupación israelí del sur de Líbano, es decir, como respuesta a la presencia militar israelí en la región y, es necesario mencionar que fue sumamente influenciada por factores como la Revolución Islámica en Irán y la resistencia contra la ocupación extranjera. De hecho el apoyo de Irán proporcionando entrenamiento, financiamiento y armamento fue de sumo valor, lo que ya nos adentra en la respuesta a otra de sus preguntas sobre los intereses y posturas que Irán puede encontrar. La Revolución Islámica en Irán, liderada por el Ayatolá Jomeini, inspiró movimientos islámicos en la región, y Hezbollah se convirtió en un componente clave de la estrategia de Irán para extender su influencia en Medio Oriente. Irán ha dejado notar su presencia en el conflicto desde sus inicios con una retórica anti-israelí y con el suministro de armas, financiación y entrenamiento, no sólo a Hezbollah, sino también a Hamás y otras facciones en sus enfrentamientos con Israel. Ha apoyado la causa palestina por múltiples razones siendo que lo considera una cuestión de justicia y solidaridad, Además con su implicación pretende afianzar su influencia regional consolidándose como un actor clave en la geopolítica del entorno y contrarrestar la influencia de sus rivales, como Arabia Saudita, proyectando así su poder y estableciendo su presencia fuertemente en Oriente Medio.
        A todo esto hay que sumar que pretende contrarrestar la presencia israelí pues, todo hay que decirlo, la animosidad histórica entre Irán e Israel no es secreta. En resumen, la participación de Irán refleja una combinación de motivaciones ideológicas, estratégicas y religiosas. Expuestos los intereses y motivaciones de Irán en el conflicto y su relación con Hamás y Hezbollah, no parece descabellada una próxima intervención de Hezbollah en el conflicto.
        Con respecto a Rusia y China; Rusia busca incrementar su influencia en Oriente Medio participando en “la resolución” del conflicto y participar en la misma le brinda la oportunidad de desempeñar un papel importante en un área estratégica y ganar aliados, por lo que son muchas las relaciones con actores regionales que se le conocen como por ejemplo Siria e Irán. Su influjo en la zona es evidentemente condicionado pues, además del interés que pueda tener por ciertos recursos energéticos, es obvio que debe proteger la venta de armas y otros contratos comerciales que tiene con muchos países, incluidos algunos con posturas críticas hacia Israel, resultando una importante fuente de ingresos que fortalece los lazos entre Rusia y Oriente Medio. No debemos olvidar el gran valor estratégico que para Rusia puede tener el acceso al Mediterráneo. Por otro lado, siempre está el aliciente de contrarrestar la presencia de Occidente en la región.
        China, por su parte, se ha centrado en sus intereses económicos y comerciales en la región, más que en una participación directa en las cuestiones políticas del conflicto entre Palestina e Israel. Dicho de otro modo, su presencia ha influido en la dinámica regional a través de sus iniciativas económicas y comerciales, adoptando una postura pragmática y no intervencionista, evitando involucrarse directamente en cuestiones políticas delicadas. Así ha mantenido relaciones con diferentes actores en la región, incluidos Israel y algunos países árabes, siempre bajo el objetivo de construir relaciones basadas en el beneficio mutuo y respetar la soberanía nacional de los países involucrados, asegurándose su acceso a los recursos energéticos de la región.
        En cualquier caso, D. Francisco, siempre que trato estos temas acabo preguntándome a mi mismo ¿quién de ellos querrá dar solución a un conflicto cuando el conflicto alimenta sus intereses? Pues no olvidemos que solucionar el conflicto otorgará la estabilidad y un lugar estable es menos dependiente y más difícil de manipular.


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organizan

Egregius Ediciones

Colaboran

Configuración de Cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y las funcionalidades de esta web. Ver política de cookies

Revisar